Editor’s Note: The reporter who wrote this article has translated it into both Spanish and English as part of our project to help connect the Daily Lobo to more members of our community. 

As New Mexico faces social inequality in the medical field, professors from the University of New Mexico Health Sciences Center try to improve equity and quality of health in the Hispano/Latino population.



According to the New Mexico Indicator-Based Information System, or NM-IBIS, 46.4 percent of the state’s population is Hispanic, higher than the white population with 41.4 percent. However, the sanitary conditions for these large groups of people are non-compliant, especially for young people.

In 2015, 33 percent of young people in the state suffered from poverty, and five percent did not have health insurance, according to statistics from New Mexico Voices for Children.

In addition, 17 percent of Hispanics live in unsafe communities. The UNM Center for Health Sciences hopes to work with other departments to help these communities.

“When you look at health indicators from the country, we are at the top or even at the bottom of the worst health indicators. We are a poor state, and we have people that lack resources, so we obtain bad health outcomes regarding how to improve the health of the population,” said Brenda Pereda, Assistant Dean of Diversity and Inclusion at the School of Medicine.

The UNM Collaborative for Hispano/Latino Health Equity was created in 2015, and its members are professors who identify as Hispanic, said Verónica Plaza, a member of CHLHE. Along with other on-campus departments, they work to pinpoint, address and advocate for the improvement of social factors of health among underserved and underrepresented populations in New Mexico.

“Part of our tradition and cultural heritage is the preservation of well being and seeing health not only as the absence of disease but as something more global. Physical, mental and social health,” Plaza said.

According to their mission statement, CHLHE’s goals are to promote the development of health equity policies to improve the quality of life for the Hispano/Latino community, build a community of learners and mentors, protect the diversity of students’ identity and generate knowledge in health innovations to promote the well being of Latinos.

Another department that helps these communities is the Office of Diversity which aims to promote inclusion and diversity in UNM Health Sciences, according to Valerie Romero-Leggott, Health Science Center Vice Chancellor for Diversity.

This office intends to offer medical programs not only at the university level, but also in middle school so that students can find interest in health careers, Romero-Leggott said. All of this is to help grow the professional community and improve the current situation in New Mexico.

¨We are in good position to develop programs that could be replicated nationwide. What we are doing here is try to create interdisciplinary education, develop teams that can address social determinism of health — from the classroom to the community and vice versa,” Plaza said.

Gerardo Archundia S. is a multimedia reporter for the Daily Lobo. He can be contacted at multimedia@dailylobo.com or on Twitter 
@GerasMJ.


Nota de la editora: El periodista que escribió este artículo ha traducido al español e inglés como parte de nuestro proyecto para ayudar a conectar el Daily Lobo a más miembros de nuestra comunidad. 

Ante la desigualdad social en el área médica en Nuevo México, profesores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México intentan mejorar la equidad y calidad de salud en la población hispana/latina.

Según el Sistema de Información Basado en Indicadores de Nuevo México o NM-IBIS, el 46.4 por ciento de la población del estado es de herencia hispana, más alta que la población blanca — el 41.4 por ciento. Sin embargo, las condiciones sanitarias para este gran número de personas no son complacientes, especialmente para los jóvenes.

En el 2015, el 33 por ciento de jóvenes en el estado sufrió de pobreza, y el cinco por ciento no tuvo seguro de salud de acuerdo con estadísticas de Voces para Niños de Nuevo México (del inglés, New Mexico Voices for Children). Además, el 17 por ciento de hispanos viven en comunidades inseguras. El Centro de Ciencias de la Salud de UNM espera trabajar en conjunto con otros departamentos para ayudar a estas comunidades.

“Cuando observan los indicadores de salud del país, estamos en la parte superior o inferior de los peores indicadores de salud. Somos un estado pobre, y tenemos gente con carencias por lo que obtenemos resultados negativos con respecto a cómo mejorar la salud de la población”, dijo Brenda Pereda, decano asistente de diversidad e inclusión de la Escuela de Medicina.

La Colaborativa para la Equidad de Salud de Hispano/Latino (en inglés, CHLHE) fue creado en el año 2015, y sus miembros son profesores quien identifican como hispanos, dijo Verónica Plaza, una miembra de CHLHE. Junto con otros departamentos dentro del campus, trabajan para precisar, dirigir y abogar por la mejora de los factores sociales de salud entre la población desatendida y poco representada de Nuevo México.

“Parte de nuestra tradición y herencia cultural es la preservación del bienestar y ver la salud no sólo como la ausencia de la enfermedad sino como algo más global. La salud física, mental y social”, dijo Plaza.

Según su declaración de su misión, los objetivos de CHLHE son promover el desarrollo de políticas de equidad de salud para mejorar la calidad de vida de la comunidad hispano/latina, construir una comunidad de aprendices y mentores, proteger la diversidad de identidad de los estudiantes y generar conocimiento en innovaciones de salud para promover el bienestar de los latinos.

Otro departamento que ayuda a estas comunidades es la Oficina de Diversidad, que aspira a promover la inclusión y diversidad en Ciencias de la Salud de UNM, según Valerie Romero-Leggott, Vicecanciller de Diversidad del Centro de Ciencias de la Salud.

Esta oficina intenta ofrecer diversos programas de medicina no solamente a nivel licenciatura, pero también en nivel secundaria para que los estudiantes puedan encontrar interés en carreras del área de salud, dijo Romero-Leggott. Todo de esto es para ayudar a crecer la comunidad de profesionales y mejorar la situación actual en Nuevo México.

“Estamos en una buena posición para desarrollar programas que puedan ser replicados a nivel nacional. Lo que estamos haciendo aquí es intentar a crear una educación interdisciplinaria, desarrollar equipos que puedan abordar el determinismo social de la salud. Del aula a la comunidad y viceversa”, dijo Plaza.

Gerardo Archundia S. es un reportero multimedia para el Daily Lobo. Él puede ser contactado en multimedia@dailylobo.com o en Twitter @GerasMJ.